Masaje circulatorio para piernas cansadas

Tener las piernas cansadas es algo muy común en las personas adultas. Para luchar contra ello, existe el masaje circulatorio, enfocado a activar el riego sanguíneo y linfático.

Este tipo de masaje es muy adecuado en los días que sientes las piernas cansadas, hinchadas y en especial si sufres de varices. Con este ejercicio terapéutico, se consiguen movilizar los líquidos corporales, llevando nutrientes a las células.

Finalidad del masaje

El masaje para las piernas cansadas, tiene como objetivo activar el riego sanguíneo, reduciendo así la retención de líquidos y eliminar, de este modo, las toxinas. Gracias a esto, mejorará la sensación de pesadez de las piernas y se aliviará la incidencia de las varices.

Además, este masaje permite mejorar el retorno venoso del cuerpo, gracias a los movimientos ascendentes hacia el corazón, previniendo la aparición de edemas e hinchazones. 

En qué consiste el masaje circulatorio

Para comenzar el masaje para piernas cansadas, necesitaremos aceite de oliva y agua de romero. Usaremos el primero para favorecer el masaje y activar la circulación. Cuando terminemos, tendremos preparada el agua de romero, pues el romero es un buen antiinflamatorio y favorece la circulación.

Para este masaje, es recomendable que te lo haga otra persona. Lo recomendable es hacerlo por la tarde. El primer paso es tumbarnos y dejar las piernas ligeramente elevadas, con una almohada o cojín bajo los pies.

El segundo paso es aplicarnos el aceite de oliva en las manos y empezar el masaje por los tobillos y hacer movimientos en ascendente, hacia la pantorrilla. No se debe ejercer una presión excesiva que pueda causar dolor. Si existen varices, no hay que masajear encima de ella, sino a su alrededor.

El tercer paso es realizar el mismo ejercicio que el paso anterior, pero de la pantorrilla hasta el muslo, siempre movimientos ascendentes.

Por último, para finalizar el masaje, aplicaremos toallas húmedas con agua de romero, que servirá de alivio y reactivará la circulación, dejando de tener las piernas cansadas y sentirse aliviada.